8/5/11

La niña que riega la albahaca y el principe preguntón

Obra de títeres de Federico García Lorca. Se trata de un viejo cuento andaluz dialogado y adaptado al teatro con muñecos. En un tono muy popular, con llamadas al folclore y la búsqueda del duende infantil inseparables del juego, la magia y el pensamiento ilógico. Esta atracción por el mundo de los niños y los títeres que no rehuye de las preguntas aparentemente absurdas, además de esa dimensión mágica que también da sentido a la realidad lorquiana y a lo popular de las canciones andaluzas:


Con el vito, vito, vito
Con el vito, vito, va…
 Yo no quiero que me miren 
que me pongo, colorá

Niña que riegas la albahaca,
¿cuántas hojitas tiene la mata?


Estas ilustraciones están contagiadas del espíritu conscientemente naïf de los títeres. He elegido este «viejo cuento», que Lorca adaptó para guiñol con el título La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón,dividida «en tres estampas y un cromo»
donde Lorca sugiere al espectador que incorpore la poesía y la libertad imaginativa de la infancia a su espíritu, como forma de regreso a la autenticidad. 




 ...¿ Qué cuantas estrellitas tiene el cielo?...






 ¡Uva, uvita!
Cambio uvas por besos,
¡morenita¡






 ¿No quieres salir niña? 
¿Por qué [soy de ] amor herido?
Herido de amor, herido.
Herido, muerto de amor.






¡Ay, qué trabajo me cuesta
quererte como te quiero!
¡Por tu amor me duele el aire,
el corazón y el sombrero!





1 comentario:

  1. Qué bonitas Carmen! felicidades por el trabajo, son geniales!

    ResponderEliminar